viernes, 31 de marzo de 2017

Cercedilla, Ojos del Río Moros


Cercedilla, Majavilam, Collado de Marichiva, Arroyo de los Ojos, Collado de Tirobarra, Collado Minguete, Cerro Minguete, Puerto de la Fuenfría.



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 6 horas 30 minutos
Recorrido: 12,3 km
Dificultad: Alta - debido a estar nevado, en tiempo normal: MEDIA
Desnivel: Acumulado: 1.400 metros
Recomendada: Todo el año, en invierno a tener en cuenta la previsión del tiempo
Realizada: 28-03-2017


Descripción:
Por una circunstancia u otra, no había visto el nacimiento del Río Moros “ojos del Río Moros”, que es como se conoce a este lugar; al Oeste, poco más abajo del Collado Minguete.
Presto a realizar la ruta que me lleve hasta allí, convoco a los compañeros del GsTa -llamada a la que faltan dos por fuerza mayor-, así que voy escoltado por: Enrique <casi recuperado de su pequeño accidente>, Fernando -apartado de la actividad unas semanas-, Jose Luis y Sol -que intenta sumar los máximos puntos.
Partimos a las 09:35, del aparcamiento de Majavilan; en Las Dehesas de Cercedilla, a 1.375 metros,    teniendo por delante una primera subida de 350 metros. Seguimos el sentido de la circulación y en la curva; giramos a derecha, pasando una empalizada de madera, para pisar la Carretera de la Republica.
Andamos unos metros a derecha, cruzando el Arroyo de Majavilan, y continuamos a izquierda por una pequeña vereda, que sube en dirección Norte al Camino Viejo de Segovia y PR-M30 (0,15h - 0,5km).
Lo cruzamos y encaramos la Vereda Poyal de la Garganta (señalizada con puntos rojos), donde comienza nuestro idílico contacto con el “retazo” de nieve que yo imaginaba encontrar.
Cruzamos una pradera y zigzagueando, alcanzamos el Collado de Marichiva (1h – 1,77km – 1,753m).
Punto de encuentro de: la Vereda del Infante y GR-10 -por la derecha-, y la Calle Alta -por la izquierda-.
Nos damos un pequeño descanso y proseguimos de frente, en la dirección que traíamos; cruzando el muro por una cancela y entrando en la provincia de Segovia. Estamos en la senda PR-M/SG 19, marcada con puntos rojos, rosa y toda gama de colores ¡el retazo de nieve continua! y poco antes de cumplir el primer kilómetro de senda, vemos a unos 10 metros a derecha, la Fuente del Tejo; donde nace el Arroyo del Tejo o las Tabladillas, el cual cruzamos.
Hemos penetrado en un profundo valle, recubierto por un espeso pinar y un gran manto de nieve, que dificulta la marcha. La vaguada, se descuelga desde el Collado Minguete, abriéndose hacia la Loma de los Ojos -a izquierda-, y el Minguete -a derecha-.
Vamos rodeando el cerro de Peña Bercial y pasamos 200 metros más abajo del Collado Minguete, precisamente cuando se llega al Arroyo de los Ojos (2,20h - 4,57km - 1.795m), donde están los manantiales.
El Río Moros es uno de los afluentes más importante del Eresma. Se forma con las aguas del; Arroyo de los Ojos y de Tirobarra. Añadiéndose después otros pequeños arroyos, en el T.M. de El Espinar. 
En tiempo más reseco, habrá que descender algo más abajo de la senda, para encontrar el manantial, sobre una pedrera, que cubre una amplia brecha en el pinar. Desde aquí se contempla el desconocido perfil, de La Mujer Muerta desde su lado sur, formado de derecha a izquierda por; La Pinareja, Peña del Oso y el Pico Pasapan.
Optamos por tomar el piscolabis y reponer calorías, pues tenemos por delante otra subidita de 273 metros,
dificultad que hoy incrementada la capa de nieve.
Reanudamos la expedición; ascendiendo por la ladera de la Loma de los Ojos, donde se prolonga el nutrido pinar; entre repechones y medios llanos, salimos al claro; desde el cual se ve el valle al completo, con los embalses de; El Espinar o Vado de las Cabras -el primero- y luego el del Tejo o las Tabladillas. Subimos los pocos metros que nos separan del Collado de Tirobarra (4h - 6,17km - 1.984m), y nos damos un pequeño descanso. Foto de grupo y nada más, pues esta bajando una densa niebla, que nos espolea hacia el Montón de trigo -ahora que todavía lo vemos.
Ascendemos al primer cerrete, para continuar por la cuerda. La idea era subir el Montón de Trigo, pero el tiempo empeora y decidimos seguir la senda del PR-M4, que mantiene el rasante hasta el collado.
Las marcas de la senda, que solo están pintadas en las piedras, no se ven y apenas se perciben algunos pequeños hitos. Así que revisando el GPS, conseguimos rastrearla y llegar al Collado Minguete (4,50h - 7,77km - 1.992m).
Habíamos pensado, seguir la trocha que mantiene la cota por la falda del Cerro Minguete. Pero debido a la niebla, resolvemos que es más seguro, subir el cerro y bajar a la Fuenfría, por el trazado del PR-M4.
Dicho y hecho, nos tragamos la última subida y encauzamos nuestros pasos, lo mejor que podemos, para arribar al Puerto de la Fuenfría (5,50h - 8,95km - 1.792m).
La fecha más remota de la existencia de este paso, data de mediados del siglo III. Hoy día confluyen caminos y sendas de todas direcciones. Es cruzado por; el Camino de Santiago, el GR-10, el PR-M4 y el Camino Viejo de Segovia. Así mismo empiezan o terminan las sendas; PR-M7, Senda de los Cospes y Camino de Lumbralejos. Y por supuesto: La Calzada Romana y la Calzada Borbónica.
El descenso desde aquí, hasta la ctra de la Republica, lo haremos por la Calzada Borbónica <marcada con puntos blancos>. Nos encaminamos por ella, cruzamos la calzada Romana <que traza más curvas>, y poco más abajo se incorpora por la derecha; para compartir trazado sobre el Puente de Enmedio. Desde aquí la calzada es un camino pedregoso, por el que llegamos a otro punto de encuentro, con la Calzada Romana; ya muy cerca de la Pradera de la Fuenfría y bajamos compartiendo ambas calzadas, hasta la ctra de la Republica (6,15h - 10,7km).
La seguimos a derecha <desviamos Fernando y yo>, por un camino entre muretes de piedra, que hay a derecha, para ver el antiguo Refugio Peñalara.
La Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, comienza en 1918 la construcción del albergue de la Fuenfría, entrando en funcionamiento tres años más tarde. Hoy sigue escondido entre el pinar, como avergonzad, por el estado ruinoso en que se encuentra. Aunque aún mantiene su heráldico escudo.
Reencontramos la ctra, y al resto del grupo, cruzamos el Arroyo de La Barranca y poco antes del Arroyo de Majavilan, viendo los coches en el aparcamiento, nos dirigimos a ellos por una trocha, dando por finalizada, esta dura marcha. No podía faltar la mención especial a la “hombrada” de Sol que aguanto la enorme paliza.

domingo, 26 de marzo de 2017

Hoyo, La Tortuga, El Estepar, subiendo por la mina


Hoyo de Manzanares, Cantera, Sierra de Hoyo, Collado del Portacho, La Tortuga, El Estepar, Cerro del Molinillo, Collado del Vivac



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas
Recorrido: 10 km
Dificultad: Medio
Desnivel: Acumulado: 882 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 24-03-2017


Descripción:
Otra jornada por la Sierra de Hoyo de Manzanares y puesto que el recorrido no cambia, la climatología pone su granito para que sea distinta. Voy a enseñarles a tres compones del Gsta; Sol, Jorge y Paco, esta sierra -tan cerca y tan desconocida-.
Partimos de la rotonda situada en la c/. Camino de Villalba -esta nevando ligeramente-, la cruzamos en sentido Norte, para continuar por c/. Prado Cerbuno hasta el final; donde en la isleta, hay un cobertizo de piedra y madera -que interpreto como un monumento al refugio-. A espalda de este transcurre la c/. Carracollao (no hacer caso del callejero de Google) y VP Colada de las Laderas y Picazos, la seguimos a derecha y en la bifurcación, <obvio decir que la sierra la intuimos, pero no la vemos>, se abandona la VP, y continuamos de frene por la c/. Gargantilla, hasta girar a izquierda por c/. Maria de los Milagros y después a derecha por c/. Maria Victoria. Donde al final hay una de las varias entradas al monte, situado entre el pueblo y la sierra.
Accedemos trepando por una especie de escalera y una vez dentro nos encaminamos por la pequeña vereda que ondula en dirección Noreste - donde encuentro a un conocido lugareño-, la senda finaliza en otra. Prosiguiendo por ella, a izquierda y ahora en sentido Norte, para volver a salir a la VP Colada de las Laderas y Picazos. Justo donde esta la antigua cantera (2,40km), que se dejo de utilizar en 1985, al crearse el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.
Aquí se extraía pórfido; roca ígnea plutónica, de color verde grisáceo, usado generalmente en la pavimentación de calles. Utilizada desde el inicio de las civilizaciones; asirio-babilónica, egipcia y romana. Sus características, que resisten condiciones de uso rigurosas, lo hacen eterno prácticamente.
Los romanos la llamaban “piedra púrpura”, debido a su color, siendo usada como signo de distinción. Y los egipcios, usaban este material para los faraones, al distinguirse de otros; por su color, su dureza y su resistencia superior al granito. Como ejemplo de uso decorativo, esta La Sala Pórfida, del Palacio Sagrado de Constantinopla.
Seguimos el camino a izquierda unos metros, cruzando una falla, giramos a derecha por una senda bien definida que rodea la cantera y nos dirigimos a un roquedal, donde predomina un gran bolo.
Desde esta punto tomamos rumbo Norte, zigzagueando para mantener la dirección, que nos llevara a la cuerda de la sierra; teniendo que andar 750 metros y superar pendientes de entre el 20 y el 37% entre; jaras, encinas y alcornoques. Conseguimos pisar los 1.344m, después de 3,48km.
Sigue nevando débilmente, y a falta de disfrutar de las magnificas vistas, tenemos un bosque encantado, con una estampa navideña.
Estamos en el trazado Este-Oeste de la Sierra de Hoyo de Manzanares, que va desde la zona de Matalasgrajas <Academia Militar<, hasta el Picazo.
Proseguimos hacia el Oeste -donde volvemos a encontrarnos con el caminante anterior-, que nos enseña un curioso belencito, en la roca. Nos acompaña hasta el Collado del Portacho; donde el se descuelga ladera abajo hacia el pueblo y nosotros continuamos nuestra ruta. Subiendo otra pequeña cima y bajando hasta alcanzar La Tortuga o Cancho de la Parra -según los vecinos-, tras 4,46km desde el inicio.
Pasamos entre las rocas que semejan, la cabeza y el cuerpo; dejando para otra vez el ascenso a su caparazón y bajamos hasta la pradera que hay en su base.
Donde los lugareños de Hoyo de Manzanares, tiene por costumbre, subir a comerse la tortilla el Jueves Lardero, a comienzo del carnaval.
Por suerte dejo de nevar y aunque nosotros no traemos mantel ni tortilla, si aportamos otras viandas; que acompañadas del excelente -Viña Pedrosa-, traído por Jorge, saben a gloria, rematando con un café calentito que hoy no podía faltar.
Reanudamos la marcha sin poder obtener una clara foto de esta roca especial. Continuando en sentido Oeste, para arribar al pico más alto de la sierra, El Estepar <La Mira, para los aldeanos> (4,95km - 1.403m). Desechamos hacer fotos de las panorámicas, debido a la poca visibilidad y aprovechando la presencia de otro senderista en el vértice geodésico, le pedimos que nos haga una foto del grupo.
Bajamos de la cumbre, giramos a izquierda; cruzamos el pequeño muro y enfilamos el itinerario que desciende, girando de Oeste a Sur, hasta el Camino de Villalba.
Pasando al pie del Cerro del Molinillo, el Collado del Vivac (6,20km) y remonta entre; el Cerro de Peña Alonso <a derecha> y Peña del Buho <a izquierda>.
Llegados a una bifurcación, seguimos a derecha por una bonita senda que recorre la ladera de El Cuchillar y se encuentra con el camino principal que es la VP Cañada Real de Peregrinos, por la que seguimos bajando, hasta encontrar un atajo que junto a la alambrada de la finca, nos lleva hasta el Camino de Villalba y VP Colada de la Ladera y Picazos (7,68km).
Torcemos a izquierda y pasado el depósito de agua, giramos a derecha para bajar hasta la Av. de la Peña del Rayo -vía que enlaza el pueblo con La Berzosa-, donde esta la Ermita Nuestra Señora del Rosario.
Según la historia, de las tres antiguas ermitas, solo quedaban restos o ni eso. Por lo que en 1961 se decide construir este edificio de planta moderna, con la aportación de vecinos y veraneantes, siendo inaugurado en 1966. 
Salimos por la parte de atrás y girando a derecha nos dirigimos hacia el punto de partida, finalizando por la c/. del Plantío, con la vista al fondo de la Sierra que hemos pateado.   

martes, 21 de marzo de 2017

Hoyo de Manzanares, Circular Alta

Hoyo de Manzanares, El Carrascal, Canteras, VP Colada de las Laderas y Picazos, Ermita Ntra Sra del Rosario.




M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 4 horas
Recorrido: 14,91 km
Dificultad: Baja / Medio
Desnivel: Subida: 327 metros / Bajada: 324 metros / Acumulado: 721 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 20-03-2017


Descripción:
Echaba de menos un paseo por Hoyo de Manzanares y el día de hoy se prestaba; festivo, claro y una temperatura excelente para andar. Así que me desplazo al vecino pueblo y aparco en la Plaza de Ntra Sra del Rosario, punto de partida y final de la ruta.
Me dirijo a la c/. Hurtada -ctra M-618- para seguirla a izquierda <dirección Este>, la cruzo y continúo hasta la c/. Frontera, por la que sigo a derecha <sentido Sur>, dejo a izquierda el antiguo matadero y caminando entre muros de piedra, llego a una primera bifurcación.
Prosigo por la derecha -c/. Empedrado- y poco más adelante, ignoro el desvío de la derecha. Finalizo en la c/. Camorrillo, por la que sigo a izquierda <en el que esta el punto mas bajo de la ruta (958m)>, hasta el final, con la c/. Perdigueros. Aquí continúo de frente <dirección Este> y entro en la zona de, El Carrascal; en principio, por un amplio camino, que pronto desaparece y queda en un simple trazo, pero que me lleva hasta un camino bien definido.
Lo sigo a izquierda y en el desvío, prosigo otra vez a izquierda para llegar a la ctra M-618 (2,23km).
La cruzo y continúo por un camino/pista, que me adentra en el Monte Ejido (M.U.P.). Paso una barrera y  avanzo entre encinas y alcornoques, con una buena vista a derecha de; El Pardo y Madrid, al Sur y al Este, los pueblos de; San Sebastián de los Reyes, Tres Cantos y Colmenar Viejo. Paso junto al vallado de la Academia del Ejército.
Instalada en Hoyo de Manzanares en los años 60, para formar a suboficiales, mas tarde se añadió la sección de oficiales. Desde el 2002, es la base del Grupo de Explosivos, Minas y Artefactos no Reglamentarios (GREMANOR). Mas tarde se crea el Centro Internacional de Desminado (CID)y en marzo de 2008, se integra en la Jefatura de Estudios de la Academia.
El camino toma rumbo Noroeste y pasa junto a una cantera (4,20km).
Cantera de granito rosa “conocido como porriño”, que adquiere el color por la presencia de potasio en la cristalización del granito. Desde 1985, en que se creo el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, se prohibió la explotación de las canteras.
Prosigo la marcha, traspaso una barrera, saliendo del Monte Ejido y pisando la c/. Camino de Manzanares, en lo que era el <Descansadero de la Praderuela, en la VP Colada de las Laderas y Picazos>. Sigo a mi izquierda y cuando finaliza la finca de Matalasgrajas, giro a derecha para continuar por la VP, que zigzagueando llega hasta otra cantera (5,31km), abierta de Este a Oeste.
En este caso es una cantera de pórfido, roca ígnea plutónica, de color verde grisáceo; que los romanos llamaban “piedra púrpura”, debido a su color. Siendo usada como signo de distinción.
Como ejemplo de uso decorativo, esta La Sala Pórfida, del Palacio Sagrado de Constantinopla; en este caso, en el arte bizantino. Los antiguos egipcios, ya usaron este material para los faraones, al distinguirse de otros; por su color, su dureza y su resistencia superior al granito.
Usado generalmente en la pavimentación de calles, desde el inicio de las civilizaciones; asirio-babilónica, egipcia y romana. Sus características, resistiendo condiciones de uso rigurosas., lo hacen eterno prácticamente.
Reanudo el viaje por la VP, por la falda de la Sierra de Hoyo <en el que esta el punto más alto de la ruta (1.112m)>, que termina en la c/. Carracollao (7,36km). Giro a derecha y a continuación a izquierda por c/. Prado Cerbuno, cruzo la c/. Camino de Villalba <por su rotonda> y prosigo por c/. El Plantío, que lleva a la Av. de la Peña del Rayo -vía que enlaza el pueblo con La Berzosa-. La sigo a derecha para ver la Ermita Nuestra Señora del Rosario.
Debido a que según la historia, de las tres antiguas ermitas, solo quedaban, si acaso restos. En 1961 se decidió construir este edificio de planta moderna, con aportación de vecinos y veraneantes, siendo inaugurado en 1966. 
Callejeo en dirección Norte, para regresar al Camino de Villalba y VP Colada de La Ladera y Picazos. Giro a izquierda, paso junto al depósito de agua, cruzo una barrera y por este camino de tierra, alcanzo el cruce de caminos en el Alto de los Lanchares (10km – 1.064m).
Giro a izquierda y tomo dirección Sur, por la VP Cañada Real de Peregrinos, paso junto a otros depósitos de agua y termino en la Av. de la Berzosa. Lugar de inicio de varias rutas, con un buen aparcamiento.
Vuelvo a girar a izquierda y cuando finalizan las viviendas, tuerzo a derecha y me encamino al roquedal dominante que tengo al frente, que es el Alto del Mesto (11,9km - 1.028m), antiguo puesto de observación de los forestales.

Desde aquí me dirijo en sentido Este, por un buen camino, que ignorando desvíos a izquierda y derecha, en un kilómetro, desemboca en la explanada de los antiguos decorados de cine
En 1956 con Orgullo y Pasión, se inicio el rodaje de películas en Hoyo de Manzanares, pero el “pistoletazo” fue la construcción de El Poblado del Oeste, conocido como "Golden City", en 1962. Un centenar de hombres, necesitaron 75.000 horas, se utilizaron 30 kilos de dinamita y 500 metros lineales de barrenos, para nivelar las tierras. En la construcción de los edificios; se utilizaron 300 metros cúbicos de madera, sesenta toneladas de cemento y medio millón de ladrillos. Para más información ver: http://historias-matritenses.blogspot.com.es/2012/01/hoyo-de-manzanares-y-el-cine-50-anos-de.html
Prosigo unos metros más y en el siguiente desvío, giro a izquierda, y tomo rumbo Norte, es una pequeña senda entre rocas que converge, en el humedal del Arroyo del Chaparral. Insisto en mi dirección y enlazo con la c/. Matarrubia. Continúo por ella y en el cruce, giro a derecha y seguidamente a izquierda, para seguir Av. de los Cantazos, que dejo por el primer desvío a derecha. Es la c/. de los Fresnos, que entre urbanizaciones, me lleva hasta la Av. de Madrid <ctra M-618>. La cual tomo a izquierda para retornar al punto de inicio.

sábado, 18 de marzo de 2017

Rascafria, Cascadas del Purgatorio (desde la Isla)


Rascafría, La Isla, Arroyo del Aguilón, Cascadas del Purgatorio, Las Presillas, Río Lozoya



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 4 horas 30 minutos
Recorrido: 13,2 km
Dificultad: Baja / Medio
Desnivel: Subida: 393 metros / Bajada: 379 metros / Acumulado: 772 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 16-03-2017


Descripción:
Buscando una ruta “sencilla”, Paco nos propone ir al Arroyo del Aguilón, en Rascafría, para ver las cascadas del Purgatorio. Pues nada, con una nueva incorporación <Jorge, compañero de Paco>, nos trasladamos los cinco; al área recreativa de la isla, en la ctra M-604 km: 31,7.
Los cinco componentes del GsTa, en este día (Sol, Paco, J.Luis, Jorge y Cristobal, el que redacta),  iniciamos la marcha a la 09:40, nos vamos hacia el Río Lozoya, lo cruzamos por un puentecito y alcanzamos un pista (por donde transcurre el PR-M25), la cruzamos y seguidamente una acequia que era:
El trasvase de La Presa del Pradillo -un poco más arriba- a la central eléctrica - medio kilómetro más abajo.
En sentido Este, ascendemos entre pinos para entroncar con otra pista. Una vez en ella, la seguimos a izquierda; teniendo las primeras panorámicas de Peñalara y Los Montes Carpetanos. Ignoramos un desvío a izquierda, cruzamos el Arroyo de la Bardera y en la bifurcación, continuamos por la derecha, siguiendo las indicaciones del RV-6 y GR-10.
El RV-6, es una Ruta local, que parte desde el Monasterio de El Paular, al Puerto de la Morcuera, por el antiguo Camino de Madrid, por el que se ha trazado la variante del GR-10, desde Bustarviejo.
En la siguiente división, abandonamos el RV-6 y GR-10, para tomar a izquierda una pista menor; cubierta de un manto verde, que es un placer pisar. Cuando finaliza, giramos a izquierda por un pequeño rastro que baja al Arroyo del Aguilón (1h - 3,50km).
Lo cruzamos por un esplendido puente entre las zonas de; la Majada Grande y Mata Moñiguero. Proseguimos a derecha, por la vereda que nos lleva por la margen Este del arroyo, hasta las cascadas. Este tramo es especialmente atractivo, por su riqueza paisajística; la proximidad al agua y su frondosidad. Nos explayamos tomando fotos, de las pozas, saltos y rápidos del arroyo. Quedando admirados de los acantilados que forman el desfiladero -principalmente por su derecha- de los cortados de Majada Grande.
Así llegamos a la “zona del Purgatorio” donde vemos la primera cascada del Arroyo del Aguilón. Continuamos y se llega al mirador (una plataforma de madera) para contemplar la segunda cascada (1,35h - 4,9km).
Es el momento de trajinarnos el bocata y Jorge (el nuevo participe) nos deleita con una buena botella de vino <que por no hacerle el feo> nos la bebemos. Y puestos en faena, saco el termo y la petaca; para tomarnos un cafelito, que cada cual riega en la medida que cree conveniente.
Volviendo al quehacer que nos ha traído aquí, decidimos esforzamos un poco más -cosa que solo hicimos parte del grupo-, para subir hasta la tercera y más imponente cascada. El trayecto es corto, pero difícil; hay dos caminos: seguir junto al arroyo, saltando y escalando piedras (por donde subimos). O seguir el rastro que serpentea a la izquierda; dando un rodeo, que asciende para luego bajar (por donde regresamos).
Por ambos caminos se logra llegar, al punto en que se puede admirar (la primera cascada en el curso de la corriente y tercera en el sentido de nuestro recorrido). Es la parte más angosta del desfiladero, donde se despeña el torrente, formando la más alta cascada ¡a merecido la pena! 
Regresamos junto a los compañeros, que nos esperan en el mirador y desandamos el tramo hasta el puente. Sin cruzar seguimos aguas abajo, lo más cercano posible al arroyo. Pisando sobre una alfombra de hojas de roble y con el acorde del correr del agua, hasta desembocamos en el Río Lozoya. Proseguimos junto a la ribera para aterrizar en Las Presillas (3,20h - 9,63km), que hoy están súper tranquilas. Cruzamos a su orilla Oeste, donde apenas hay cuatro personas -sentadas en sus numerosas y esparcidas mesas-.
Toca regresar, que lo hacemos subiendo por el margen izquierdo, aguas arriba del Río Lozoya. Nos dirigimos en dirección Sur; por senda/vereda o simplemente rastro, entre pinos y principalmente robles. Vemos la unión del Arroyo del Aguilón, dejamos a derecha la finca de la Casa de los Aguilones y llegamos al puente sobre el Río Lozoya. Este ramal une; el antiguo camino de El Paular con la ctra M-604.
Proseguimos sin cruzar por la margen izquierda, cruzamos una puerta más; esta es “modelo pale” y en poco vemos al otro lado un edificio abandonado, cruzamos para acercarnos a esta decadencia.
Es la antigua central hidroeléctrica -evolución de los viejos molinos, que utilizaban la corriente de los ríos para generar energía-, en este caso; es el agua del Arroyo de la Angostura <hoy llamado Río Lozoya>. El agua retenida por el Embalse del Pradillo, poco más arriba del área recreativa de La Isla; es conducida por una acequia hasta la central, donde se le precipita para que las turbinas generen electricidad.
Regresamos al otro lado para continuar la marcha, pasamos junto a una casa de madera abandonada (posiblemente algún proyecto frustrado), y vadeamos por una pasarela, el Arroyo de Navaluesa.
Traspasamos una alambrada, por otra puerta “esta si es homologada” y en breve arribamos al Área Recreativa de La Isla. Paramos en un restaurante, donde tomamos la merecida cerveza y damos por finalizada la ruta.

viernes, 10 de marzo de 2017

Guadarrama, La Jarosa, Refugio Naranjera, GR-10, Refugio Salamanca


La Jarosa, Mirador de la Portera, Refugio de la Naranjera, GR-10, Refugio de la Salamanca.




M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas 25 minutos
Recorrido: 16,4 km
Dificultad: Medio / Alta
Desnivel: Subida: 840 metros / Bajada: 832 metros / Acumulado: 1672 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 07-03-2017


Descripción:
Esperando poder realizar el tramo del GR-10, comprendido entre los Refugios de la Naranjera y la Salamanca, ruta aplazada dos veces por distintas circunstancias, nos dirigimos al área recreativa de La Jarosa II. Me acompañan; J. Luis, Paco y Sol, nueva en este grupo. Viene recomendada por Paco, con quien comparte sendas, en el grupo del Gmsma. Espero no defraudarles con el trayecto planteado.
Desde La Jarosa II, situada a 1.100 metros, seguimos la pista asfaltada, Camino de la Carrasqueta, que asciende en dirección Suroeste, hacia el Cerro de la Carrasqueta. No obstante nuestra primera meta es un roquedal en la Sierra de Guadarrama, conocido como el Mirador de la Naranjera, a 1.600 metros muy cerca, del Refugio del mismo nombre.
La senda discurre prácticamente dentro del T.M. de Guadarrama y exceptuando el trazado del GR, por la cuerda de la sierra, la mayor parte discurre dentro del extenso bosque de pinos.
El pinar de la Sierra de Guadarrama, se localiza de forma natural entre los 1.600 y 2.100 m, en el municipio de Guadarrama. Pero debido a las repoblaciones, es más extenso, al haber ocupado zonas, en las que deberían predominar; los robledales, fresnedas y encinares. En la Jarosa, conviven tres especies de pino: el pino laricio (Pinus nigra), el pino resinero (Pinus pinaster) y el pino silvestre (Pinus sylvestris).
Cruzamos el Arroyo de la Calle de los Álamos, dejamos a derecha el cortafuegos y a izquierda el Camino de las Hoyadas. Después dos desvíos a derecha, antes de cruzar el Arroyo del Barranco del Tomillar y llegamos a una curva cerrada a derecha (2,43km - 1.317m), en que dejamos la pista asfaltada, para proseguir a izquierda, por el todavía Camino de la Carrasqueta, pero ahora con firme de tierra.
El camino se dirige hacia el muro de piedra, que circunda todo el Valle de los Caídos (3,36km).
Espacio que comprende 1.360 hectáreas, de rica vegetación serrana como: el pino, la jara, el roble y el chopo, en las partes más hondas. Con diversos salientes rocosos y abundancia de regatos, siendo el más importante, el Arroyo del Boquerón. La fauna, la componen; ardillas, corzos, zorros, jabalíes, reptiles variados y diversos tipos de aves.
Lo brincamos y unos metros más en la bifurcación, hay una señal de prohibido el paso y un panel informativo de la <<senda de la Carrasqueta>>. Continuamos a derecha, en principio unos 400 metros en dirección Oeste y después gira a izquierda, para seguir con rumbo Sur.
Ya antes de la curva, se aprecia lo que en principio parecía niebla (no obstante, se huele a quemado y nos mosqueamos un poco). Pero inmediatamente -alcanzada la curva- vemos una brigada de forestales que controlan varias fogatas. Continuamos subiendo cómodamente, entre los 1.400 y 1.450 metros. Rodeando el conjunto del Risco de la Nava (donde esta excavada la Basílica) y el Monasterio del Valle de los Caídos. Estamos al mismo nivel que la base de la cruz y parece que tocamos las enorme estatuas que hay al pie.
Extraordinaria obra de arquitectura e ingeniería, de 150 m., de los que 25 corresponden al basamento con los evangelistas, 17 al cuerpo intermedio con las virtudes y 108 al fuste de la cruz. -Señalar  que El Risco de la Nava, sobre el que se emplaza, tiene otros 150 metros de altura.  
La estructura del conjunto se fabrico con hormigón armado, reforzado con un bastidor metálico y recubierto con cantera labrada, y mampostería de berrugo. La construcción se hizo sin andamiaje, elevando la edificación desde dentro, como si se tratara de una chimenea; al mismo tiempo iban subiendo las escaleras y el montacargas <<actualmente hay un ascensor>> por el interior. Los brazos abarcan: 46’40 m. En orientación Norte-Sur, y se realizaron también sin andamios, colgando una plataforma del armazón de hierro, según se iba montando éste.
Las esculturas, concebidas y ejecutadas por Juan de Ávalos, le dan un complemento excepcional a la estética: En el basamento, las imponentes imágenes de los cuatro evangelistas (San Juan, San Lucas, San Marcos y San Mateo) y  situadas por encima, en el cuerpo intermedio; las cuatro virtudes cardinales (Justicia, Fortaleza, Prudencia y Templanza).
Este tramo, es uno de los más bonitos por sus excelentes vistas, de hecho, esta el Mirador de la Portera del Cura, con un panel informativo de todos los picos y cerros que se ven: desde la Sierra de Hoyo, hasta Siete Picos... En esto que estábamos tan placidamente, disfrutando de la vista, que llega un vehículo de Patrimonio Nacional, se baja el Clint Eastwood de turno y por poco nos mata <bueno no llego a tanto>, pero nos amargo el momento.
Reanudamos la marcha y en breve dejamos la pista, para tomar a derecha; sentido Oeste, la senda/camino/torrentera, señalizada con hitos que nos llevará al roquedal (5,83km - 1.610m), en la Sierra de Guadarrama, junto al Refugio de la Naranjera.
Cruzamos el muro, por un lugar habilitado y a pocos metros a la izquierda, esta el Refugio de la Naranjera. Tras el merecido descanso y tomado el bocata, encaramos el trozo del GR-10; motivo de esta ruta, que en sentido Norte recorre la Sierra de Guadarrama, hasta el Refugio de la Salamanca. 
Se compone de dos bajadas y dos subidas. Primero bajamos desde el refugio al Collado Portera del Cura (7km), para subir la primera cresta, frente al Cerro de la Carrasqueta (8,13km), que dejamos a derecha. La bajada es llevadera, pero la subida es muy pedregosa.
Con la referencia de las franjas; blanco y rojo del GR, de nuevo descendemos unos 60 metros, para comenzar la última subida. Nivelamos la altitud, poco antes del Risco del Polanco, situado a izquierda de la senda, en el sentido de la marcha. Accedemos a una zona vallada, por la puerta habilitada y volvemos a tener la vista del valle del Guadarrama.
Ahora disfrutamos de la senda, que discurre entre gayuba y pinos, cuando vemos aparecer los restos del Refugio de la Salamanca. Salimos de la zona cercada, por otra puerta y remontamos hasta alcanzar el Refugio de la Salamanca (11,4 -1.767m), máxima altura de la ruta.
Nos damos un pequeño descanso, ya que sopla un aire helador y vamos locos por volcar al lado Sur de la Sierra. Rodeamos el Cerro de la Salamanca, cruzamos la alambrada y seguimos la senda que baja con pendiente del 25%, hasta una estupenda pradera. Proseguimos el descenso, por torrentera, más que senda, que finaliza en otra pradera, donde comienza el cortafuegos (12,6km)
Continuamos bajando por él, hasta cruzar la pista asfaltada (13,3km) y unos metros más, seguimos a derecha un buen camino, que nos lleva al encuentro del Arroyo del Picazuelo.
Y aquí quería yo llegar, para aclarar; que por lo visto, al que ponía nombre a los arroyos, se le acabaron o se le fue la chaveta (que valla usted a saber que es peor). El asunto es que mira por donde hay dos arroyos Picazuelo, en el bosque de La Jarosa: Este que mana del Oeste, al pie del Cerro de la Salamanca y el otro, que comienza en la zona de Fuente Llanos, al norte del Cerro del Pulmón, y que recibe más abajo el trasvase del Embalse del Aceña, para llevar las aguas al embalse de La Jarosa.
Pues en este punto, donde comenzamos a ver; los daños ocasionados por las lluvias, producidas dos semanas atrás, seguimos este Arroyo del Picazuelo aguas abajo, lo cruzamos y seguimos por pista, también muy dañada, por las aguas del arroyo, llegamos a una encrucijada de caminos (14,6km): (1) derecha “Sur” lleva al camino junto al Arroyo de la Calle de los Álamos. (2) de frente “Este” sigue hacia el Cerro de los Hornillos. (3) izquierda “Norte” lleva hasta la pista asfaltada.
Seguimos este ramal, volvemos a cruzar el Arroyo del Picazuelo y encontramos una bifurcación (15,5km), continuamos a derecha, cruzando por tercera vez el arroyo y en la siguiente bifurcación, tomamos la vereda de la izquierda, que desemboca en una inmensa pradera, donde a derecha están los restos, de las Casas de San Macario. Continuamos rectos con la vista puesta en el restaurante/chiringuito, del área recreativa de la Jarosa II, donde completamos la ruta.