miércoles, 25 de enero de 2017

Colmenar Viejo, Puente de la Marmota, Río Manzanares


Puente del Grajal, Río Manzanares, Puente de la Marmota


M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas
Recorrido: 15.09 km
Dificultad: Medio / Alto
Desnivel: Acumulado: 752 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 24-01-2017


Descripción
Nos damos cita cuatro componentes del GsTA (grupo de senderismo de Torrelodones y Aluche); Fernando, Jose Luis, Paco y Cristobal. Para hacer una ruta por el canal de Isabel II y el Río Manzanares, desde la ctra M-618, km: 6,85, en el cruce de esta con el río. La elección de esta ruta sirve para que Fernando que procede de Burgos, conozca la carretera entre Hoyo de Manzanares y Colmenar Viejo, sobre todo las curvitas en el cruce con el Río Manzanares.
Jose Luis conduce el coche con prudencia, para llegar al pequeño aparcamiento, situado entre la carretera y la Presa del Grajal. Estamos a 770m, y comienza la sesión de fotos con el Puente del Grajal.
Sin fecha determinada aunque alrededor del siglo X, esta construido en piedra de granito, encajada en la estructura mediante mampostería, excepto en las dovelas, que están formadas por sillares regulares. Con un solo arco de medio punto, de sillería con tímpano y pretil, solucionados por sillares y sillarejo, y cimentado directamente sobre la roca. Tiene una luz de 10 metros y su tablero mide 3,34 metros de ancho. 
Aunque se cree de origen romano, por haber pertenecido probablemente a una vía transversal al paso del Itinerario de Antonino. Que atraviesa el Puerto de la Fuenfría, uniendo Galapagar con Colmenar Viejo.
Entre los siglos IX al XI en época andalusí, formo parte del camino militar que unía; Talamanca del Jarama con el Valle del Tiétar, enlazando las atalayas y ciudadelas fronterizas que componían la parte del sistema defensivo cordobés conocido como Marca Media, para frenar las incursiones de los cristianos del norte. El puente se remodelo durante el siglo XVIII, y alteró en parte su aspecto.

Cruzamos la carretera, que soporta el Puente Nuevo del Grajal de 1895 y descendemos al camino, bajo el que corre el agua proveniente de la Presa de Santillana.

Construida a iniciativa de Joaquín de Arteaga y Echagüe, marqués de Santillana y duque del Infantado, para regular el caudal y alimentar 3 saltos de agua que generarían electricidad, además de llevar agua potable a la zona Noroeste de Madrid. Se inauguro en 1.908, estando el primer salto en la propia presa, el segundo junto al Arroyo de Navallar (único en servicio) y el tercero en el Cerro de la Marmota.
En 1971, ya siendo propiedad del Canal de Isabel II, y como principal utilidad el abastecimiento de agua, se construye una nueva de 40 metros de altura (5 más que la anterior), permitiendo duplicar la capacidad del embalse original (de 47 a 91,2 Hms cúbicos).
Aunque sumergido el primer dique, quedo a la vista la preciosa torre que lo remataba.

Este tramo es un placer andarlo, viendo el barranco por el que discurre el Río Manzanares, donde se ubicaban molinos y batanes que datan del siglo XVII, de los que quedan algunos restos. Mientras caminabamos surigio la conversación de como o cuando se formo esta orografía que ahora vemos, pues para saberlo nada mejor que visitar este enlace, facilitado por Jose Luis.
Cuando el canal se pierde en un tunel (1,42km), seguimos a derecha una autentica senda montañera, que rodea el monticulo y trazando una gran ese, vuelve a pasar junto a la canalización (1,81km), para alejarse definitivamente bajando hasta el Arroyo de Navarrosillos (0,47h – 2,38km). Lo cruzamos y subimos hasta la loma, viendo el bonito meandro que que dibuja el río en su tranquilo descenso. Deambulando por cerro, de despisto y dejo pasar un primer desvío (4,84km) y ademá un segundo (4,93km) que tenia previsto para bajar junto al río y ver las ruinas de algo sin identificar.
Pero el error nos sirvio para ver dos hermosos ciervos, que en la distancia nos vigilaban. Les dejamos en paz y enmiendo el descuido girando a derecha, descendiendo hasta el Arroyo de Cerro Negro (1,53h – 5,32km), que acompañamos unos metros en su discurrir hacia el Río. Lo cruzamos y remontamos otra loma, para entroncar (5,75km), con la senda que no debería haber dejado anteriomente. Manteniendo la cota salimos al camino (6,25km) que viene de Colmenar Viejo, seguimos a derecha y logramos nuestro objetivo, el Puente de la Marmota (2,06h – 6,25km – 638m), punto más bajo de la ruta.

¿Y porque este nombre? es la pregunta más frecuentada por los visitantes, pues parecer ser debido a la degeneración fonética del término «mamotar», nombre de uno de los cerros cercanos al viaducto por su forma de mama femenina, esta montaña aparece con el nombre Cabeza de Mamotar en documentos y textos medievales. El Puente de la Marmota fue realizado entre 1756 y 1758 por orden de Fernando VI (1713-1759). Artífice de diferentes obras de mejora de acceso al Monte del Pardo como; Puerta del Hierro o el Puente de San Fernando. En este caso, se construyó para dar continuidad a la valla de El Pardo, situada en la garganta del Río Manzanares.
Formado por un único arco de medio punto y situado a una altura de 11,5 metros, sus dimensiones son; 45 metros de largo por 4,7 metros de ancho. Siendo lo más característico el estar inclinado sus extremos para poder salvar un cambio de altura del terreno. En Septiembre de 2012 se restauro con ayuda del Ejercito de Tierra que facilito un helicóptero para introducir la excavadora y extraer 60 sacas de arena acumulada en su superficie. Viendo el Embalse del Pardo, algunas veces en su ribera hay; jabalíes, ciervos y hasta nutrias.

Nueva sesión de fotos, principalmente entre los profesionales; Paco y Fernando, a los que doy las gracias por sus buenas instantáneas. Desandamos unos metros, tomamos una trocha a derecha, salimos a la “VP Cordel de Valdeloshielos”, Mi idea era subir al Cerro de las Mesas, lugar muy frecuentado por avistadores de aves y de aquí salir al camino, pero Paco me da una alegría dirigiéndose hacia el Alto de la Marmota, el ya lo ha pisado y las vistas son extraordinarias. Para mi un picacho más donde voy a dejar mi huella, continuamos por la Vía Pecuaria y en la pronunciada curva a derecha, la dejamos para escalar la abrupta pendiente, cruzamos el canal junto al depósito que volcaba las aguas a la Central Eléctrica, bastantes años atrás y alcanzamos la cima y máxima altura de la ruta (7,53km – 791m), nos damos una tregua que aprovechamos para zamparnos los bocatas.
Una última panorámica desde esta atalaya al Embalse del Pardo y Madrid (que apenas se vislumbra por la contaminación), bajamos hacia el norte, hasta el vacío canal, que nos sirve de guía para volver al camino de Colmenar, que aquí es asimismo “VP Cordel de la Marmota” (8,2km). Ahora queda por andar la parte mas “fea” y al mismo tiempo la más descansada, por la que ganando altura llegamos a una bifurcación (9,60km) y un kilómetro después (10,60km), se esta a la misma altura del Cerro de la Marmota.   
Giramos a izquierda por camino entre muros, saltamos el de la derecha y cruzando las dehesas abordamos a otro camino (restaurado recientemente), lo seguimos a izquierda con la vista del sifón del canal a fondo. Les hago abandonar el placido paseo para saltar una alambradita, y durante los minutos necesarios para hacerlo, denoto indicios en el grupo de rebelión. Les convenzo al indicarles el motivo, encontrar un enebro en maceta de piedra, cosa que consigo cuando ya había perdido las esperanzas, cerca del punto en que se inicia el sifón, ha válido la pena, las fotos lo atestiguan.
Y ahora a cruzar otra vez el Arroyo de Navarrosillos (4,30h – 12,2km), en el que depositaba todas mis esperanzas para reconciliarme con la panda, pues lo recordaba con menos dificultad, a la que hemos encontrado (hay que tener en cuenta la estación). Aquí ya me lanzan puñales con la mirada, en fin manos a la obra, arrimo unas piedras y paso, no desertan porque no les queda otra opción. Desde el otro lado Paco aporta su granito de arena, bueno en este caso su peñasco. Remontamos hasta el sifón, fotos y a proseguir que se hace tarde, aceleramos el paso llaneando por encima de la canalización, exceptuando dos pequeñas subidas con su correspondientes bajadas, regresamos al punto donde nos separamos esta mañana. Desandamos el sereno camino y concluimos la ruta.     

domingo, 22 de enero de 2017

Collado Mediano, Cerro del Castillo, Vereda de Roblepoyo


Cerro del Castillo, Vereda de Roblepoyo


M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 3 horas
Recorrido: 8,4 km
Dificultad: Baja / Medio
Desnivel: Acumulado: 356 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 29-04-2008


Descripción:
Hoy he propuesto llevar al grupo de senderismo de Torrelodones, al Cerro del Castillo en Collado Mediano.
Los primeros habitantes de la zona datan del periodo Calcolítico o Edad del cobre. También se ha detectado presencia de pobladores en tiempos romanos, según los restos de una posada romana identificada como la antigua Miaccum.
El pueblo no adquiere el carácter de villa hasta el año 1630, año en la que Doña Ana de Mendoza le concedió carta de Villazgo, separándose de la Villa de Manzanares el Real. A inicios de la Edad Media, el pueblo estaba bajo la influencia de la ciudad de Segovia, así como el resto de pueblos en la falda de la Sierra de Guadarrama.
Aunque se puede acceder al pueblo con el tren de cercanías y autobuses urbanos, decidimos acercarnos con nuestros vehículos. Nos acercamos al pueblo por la ctra M-601, para en la rotonda del kilómetro 5,4, entrar al pueblo por la ctra M-863, que es la Av. de Buenos Aires. Al final hay otra rotonda giramos a izquierda y después a derecha por calle Ermita, dejando el ayuntamiento a izquierda. Proseguimos por c/. de la Cobañera hasta el final que es la Av. del Pilar, giramos a izquierda y después a derecha por una rampa de cemento que sube hasta el depósito de agua, donde se dejan los coches.
Iniciamos la marcha retrocediendo unos metros, para dejar el depósito de agua a la izquierda y subir la senda con escalones que lleva a la Peña de La Cobañera.
Pequeño monumento natural formado por dos tors o tolmos graníticos que crean un balcón simétrico con una gran piedra lisa en el centro a modo de mesa.
Continuamos la marcha saliendo a una pista que tomando a derecha desemboca en la primera pista forestal, conocida como la pista del canal por la caseta de piedra. Giramos a izquierda y seguimos por la pista que sale a derecha, pasando otra barrera y continuamos ascendiendo por esta pista, hasta que se une a la segunda pista. Esta circunda todo el Cerro del Castillo a una altura media de 1.200 metros. (0,85km). La seguimos a derecha, dejando una senda a izquierda (1,21km) que será por donde retornaremos.
Continuamos por la pista rodeando el cerro, dejando la antigua casa de los forestales a izquierda y poco después un buen mirador del pueblo y las dehesas, a la derecha. Remontamos el punto más elevado de la pista, bajamos un poco para terminar llaneando y dejando dos desvíos a derecha, llegar a un desvío a izquierda, justo cuando a derecha vemos la Casa de los Siete Picos (1h - 3,06km).
Continuamos por este camino que pasa junto a la caseta de teléfonos y asciende por senda a la cuerda de la Sierra. La andamos disfrutando de sus excelentes vistas, ignorando posibles desvíos. La senda bien marcada nos lleva hasta el Mirador del Cerro del Castillo (1,30h - 4,08km – 1.323m). Contemplamos además de Collado Mediano; Guadarrama, Alpedrete y la Sierra de Guadarrama, desde La Bola del Mundo al Pico Abantos, Puerto de Malagon y Puerto de la Cruz Verde, así como las Machotas.
Volvemos a la senda e iniciamos el descenso en dirección Oeste hasta una pequeña pradera (4,57km).
Donde tomamos a izquierda la senda en principio desdibujada pero que en poco se perfila claramente y entre pinos bajamos hasta la pista forestal por la que pasamos anteriormente.
La seguimos a derecha y desandamos unos metros hasta el cruce. Lo pasamos e inmediatamente nos desviamos a izquierda (NO) para bajar por una senda corta, pero muy bonita hasta salir a zona despejada. (5,44km). Continuamos a derecha y poco más en una bifurcación, tomar otra vez a derecha una pequeña senda que entre jaras nos lleva hasta un camino, muy cerca de la Urbanización El Reajo del Roble (2,5h - 6,5km). Proseguimos por este camino a izquierda hasta la zona del Descansadero de Roblepoyo, lo cruzamos y continuamos por la Vereda de Roblepoyo, dejando dos desvíos a izquierda, para tomar el tercero que transcurre junto al muro de una vivienda y con la vista del depósito de agua al fondo, llegamos al punto de partida.

viernes, 20 de enero de 2017

Cervera de Buitrago, Senda Genaro, Robledillo de la Jara


GR-300 "Senda Genaro", Robledillo de la Jara


M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 4 horas 
Recorrido: 14,68 km
Dificultad: Baja / Medio
Desnivel: Acumulado: 433 metros
Recomendada: Todo el año, evitando días muy calurosos
Recorrido en bicicleta: SI
Realizada:19-01-2017


Descripción:
Asistimos cuatro componentes del Gsta (grupo de senderismo Torrelodones y Aluche), me acompañan; Enrique, Fernando y Jose Luis, para realizar una ruta que discurre parte de ella por el GR-300 y como punto de partida, Cervera de Buitrago.
Pueblo situado en la Sierra Norte de Madrid "Sierra Pobre", asentado junto al Embalse de El AtazarEl origen es de la época árabe, que confirman sus viviendas tradicionales, realizadas en piedra con cubierta de teja acanalada rojiza. Según la tradición el nombre de Cevera proviene de los muchos ciervos que se criaban en el terreno que ocupa el soto boyal y las viñas. Se le añadió de Buitrago en el siglo XIX, por su dependencia del Señorío del mismo nombre. 
La Iglesia de Santa María de los Remedios, es la única edificación construida en el siglo XVI, época de la que conserva la cabecera. De estilo barroco, muros de mampostería y una sola nave con arco triunfal de medio punto. Un pórtico sobre pies de madera protege la entrada, mientras la espadaña de piedra con tres vanos, es su rasgo más destacado. La capilla mayor posee un alfarje morisco y un crucifijo de bronce del siglo XIX.
Se conserva el lavadero y el antiguo potro de herrar, dispone del Museo de los Sentidos, que cuenta con un circuito sensorial que lleva al visitante a experimentar un viaje por la naturaleza a través de los cuatro sentidos. Así mismo pueden practicar deportes náuticos en el embalse. Igualmente se ofrece servicio de rutas y paseos en burro, de corto y largo recorrido, por los antiguos caminos del pueblo.
Llegamos sobre las 10, estamos en plena ola de frío y esperábamos una temperatura más gélida, no obstante decidimos tomar un cafelito en “El barco Pirata” para templarnos un poco, e iniciamos la marcha a la 10:15.
Seguimos la ctra M-914 dirección Sur, unos metros, cuando vemos la señal que nos indica girar a izquierda por la c/. de las Pozas y después c/. Pozo, para desembocar en el Camino de los Horcajuelos, que lo dejamos inmediatamente para continuar la marca por un estrecho camino escoltado por muretes de piedra y entre Qejigos. De la familia de las fagaceas como; la encina, el roble, el castaño, el haya la coscoja o el alcornoque. Su nombre científico o latino es "Quercus faginea" y vulgarmente : Quejigo, Rebollo o Roble Carrasqueño. Produce bellota y tanto esta como la hoja es aprovechada por el ganado, pudiendo alcanzar los 20 metros y vivir entre 500 y 600 años.
Leyendo los paneles informativos de la senda llegamos a un pequeño embalse (15´- 1,34km) en el Arroyo de Valdehierro, que esta completamente congelado. Retrocedemos unos metros para seguir la senda que salva el arroyo por una pasarela. Remontamos siguiendo la senda, el desnivel que lleva al Camino de los Horcajuelos y cómodamente por el, zigzagueamos para salvar por puentes al efecto; el Arroyo del Vallejo del Saz y el Arroyo Antillana, que componen colas en el embalse de El Atazar. Dejamos un desvío a derecha (1h – 3,75km) y entramos en el T.M. de Robledillo de la Jara, continuando por el Camino de los Horcajuelos, ascendemos al Alto de Matachines (1,35h – 6,4km – 1.142m) punto más alto de la ruta y no conformes subimos al vértice geodésico.
Bajamos unos metros al Collado Fragüela, vemos el Refugio que esta muy abandonado y remontamos hasta la ctra M-130, por la que accedemos a la entrada de Robledillo de la Jara (2,30h – 8,76km), donde comemos algo en un parquecito.
Acometemos el último tramo en sentido sur, hacia la Dehesa Boyal de Abajo, cruzamos un arroyuelo por otra pasarela y giramos a derecha por camino, pasamos una puerta y salimos a la ctra M-127 que tomamos a izquierda unos metros, para cruzarla (10,2km) y continuar por senda, transitando 500 metros junto al Arroyo de la Dehesa, que abandonados poco antes de cruzar la ctra M-914 (3,05h – 11,3km), proseguimos por camino/pista acercándonos al embalse. La pista se acaba y girando a izquierda atravesamos un jaral, así como un par de alambradas pequeñas que no suponen ningún impedimento, para alcanzar la orilla del Embalse de El Atazar (3,30h – 12,8km).

Por el perímetro del embalse se llega al pueblo y entramos en él por c/. Alamos,(camino de tierra), dejando el club náutico a la derecha, pasamos junto al antiguo lavadero y seguimos por la c/. de las Pozas, llegando al punto en que nos desviamos al inicio y dando por finalizado el trayecto.

jueves, 12 de enero de 2017

La Cabrera, Sierra de la Cabrera,PR-M13


La Cabrera, PR-M13, Pico de la Miel, Sierra de la Cabrera, Cancho Gordo, 




M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 4 horas 30 minutos
Recorrido: 14,7 km
Dificultad: Medio / Alta
Desnivel: Acumulado: 725 metros
Recomendada: Todo el año, evitando días muy calurosos
Realizada: 11-01-2017


Descripción:
Hoy vuelvo a reencontrarme con los compañeros del Gmsma, para andar el PR-M13 que rodea la Sierra de la Cabrera. Punto de encuentro Hostal el Cancho del Aguila, en calle Cabezuela 79, al pie del Pico de la Miel. Los saludos entre el numeroso grupo lleva su tiempo, pues es su primera salida del 2017.

Alguien le ha chivado a Antonio, “el boos del grupo”, que yo había participado en señalizar parte del sendero, por lo que me otorga el honor de ponerme a la cabeza.
Indicar que en el mapa del IGN, sigue figurando el antiguo trazado que sube al la base del Pico de la Miel.

Yo sigo el nuevo trazado que va en dirección Noreste, compartiendo hasta la primera bifurcación el camino con el GR-10. Desde aquí, seguimos las <bien pintadas marcas> del PR-M13, girando a izquierda por calle del Amor, pasamos un pequeño núcleo de viviendas y proseguimos en sentido Noroeste, rodeando el Pico de la Miel primera de las dos cimas, que nos hemos propuesto pisar.

Pronto me destituye de la cabeza del grupo, pues la marcha que había impuesto y el tiempo que tiene pensado invertir en el recorrido ¡no concuerdan! Me freno y acomodo al ritmo y sin darnos cuenta, estamos trepando entre rocas, rodeando la mole granítica. Cuando prácticamente lo tenemos al Sur, se deja el PR y tomando cualquiera de la sendas que se dirigen al pico, llegamos a su base. 
Aquí se verá de frente la senda que sube del pueblo (antiguo trazado del PR). 

Empezamos la trepada entre rocas que nos lleva a los 1.392m del Pico de la Miel, el cual pisamos después de casi 1 hora y 2 kilómetos. Estamos el tiempo justo de hacer las fotos y disfrutar de la panorámica, porque sopla un viento helador.

De regreso a la senda, continuamos rodeando la sierra dejando a izquierda los monticulos de; Cancho de los Brezos, Las Agujas de la Pedriza, El Pornoso, Peña del Aguila y Cancho de la Bola, todos por encima de los 1.400 metros. Con algunos tramos muy cómodos y pasando varias praderas, se llega al Collado de Alfrecho (2,22h – 4,94km).

Nuevamente se abandona el PR-M13, para tomar a izquierda la senda que serpenteado sube por la cara Este del Cancho Gordo, para irlo rodeando por el Sur y poder acceder a su cima de 1.563m. Desde el Pico de la Miel, hemos invertido media hora y andado quinientos metros. 
La última trepada hay que realizarla con mucho cuidado, estamos en el punto más alto de la ruta, el viento sigue castigando, por lo que la estancia es la mínima necesaria para tomar las instantáneas que documentaran la ruta.

Desandamos el camino hasta la senda principal y proseguimos la marcha en dirección Oeste, hasta una bifurcación sobre los 7,37km. Seguimos el PR que gira a izquierda en dirección a Valdemanco y poco más en la siguiente bifurcación, se abandona el PR-M13 que continua hasta el cementerio de Valdemanco, donde entronca con el GR-10.

Mi gozo en un pozo, yo venia con la intención de andar el trazado completo y además enlazar con el GR-10 y transitar por el hasta La Cabrera.
Así que giramos a izquierda rodeando el monticulo “Torre de Valmenaco”, siguiendo por sendas y campo a través, de otra manera no se cumplirían los cánones del Gmsma y siempre lo más cerca a la base de la Sierra. Desembocando en el  Camino del Reconquillo y GR-10, una senda/camino que pronto alcanza la entrada al “Convento de San Antonio” (10km).
No se conoce la fecha exacta de su fundación. La tradición sostiene que es del siglo XI y que fue promovido por el rey Alfonso VI (1040-1109), en el contexto de la campaña militar desplegada por la Corona de Castilla para la conquista de Toledo, en manos del poder Andalus.
También es posible que fuera construido en la primera mitad del siglo XII, aunque siguiendo modelos anteriores al primer románico. Según otras teorías, puede tratarse de una construcción románico-visigótica. La existencia de restos arqueológicos de origen visigodo en sus proximidades lleva a pensar que pudo ser levantado sobre un primitivo templo pre-románico.
Su primera consagración fue la de san Julián y, hasta el siglo XIV, estuvo regentado por la orden benedictina. En 1404 pasó a manos de los franciscanos de la Reforma de Pedro de Villacreces, quedando bajo la advocación de san Antonio de Padua. Fue reformado en los siglos XV y XVI.
El lugar fue abandonado por los franciscanos durante la invasión napoleónica y ya en 1812  pudieron restablecerse, permaneciendo hasta 1835, cuando fueron exclaustrados como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal.
Posteriormente, fue comprado por los descendientes del pintor Francisco de Goya (1746-1828). En el siglo XX, el médico Carlos Jiménez Díaz (1898-1967) se hizo con la propiedad y procedió a su rehabilitación y adecuación para uso residencial. Tras su muerte, volvió a la Orden Franciscana a través de donación testamentaria.
El convento ha tenido diferentes usos a lo largo de los siglos. Como convento franciscano fue eremitorio (1404 – 1530), escuela de gramática (1530 – 1570), casa de retiro (1570 – 1797), noviciado (1797 – 1801), y de nuevo casa de retiro hasta 1835. En cada una de las etapas han pasado personas importantes por él, como el marqués de Santillana y el Cardenal Cisneros, también personalidades importantes en letras y santidad de la Orden Franciscana, Pedro de Villacreces, Pedro de Santoyo, San Pedro Regalado, Francisco de Osuna, Antornio de Mendoza y Juan de Colmenar, entre otros, y, durante un corto periodo de tiempo, sirvió de prisión clerical.
Desde el año 2004, residen en él los misioneros identes, quienes, además de su misión religiosa, promueven la celebración de actividades culturales , sociales y de restauración. La Comunidad de Madrid procedió a su restauración y consolidación.

Nuevo descanso y reagrupamiento del grupo, para continuar el regreso a La Cabrera, por la pista de acceso al convento, la cual esta jalonada por un vía crucis. 
Cuando voy pensando que al menos voy a recorrer el pequeño tramo del GR-10, que resta hasta el pueblo, el director de orquesta me quita la ilusión. Los genes del Gmsma vuelven a aparecer con más ímpetu, si cabe, pues abandonamos el espléndido camino, para cruzar un pequeño bosquete y como buscando ese necesario tramo sin colonizar, cruzamos un jaral por el que dejamos huella, no en balde lo hemos trillado casi cuarenta personas.

Reencontramos el mundo civilizado y por pistas y calles de tierra, vamos dejando el pueblo a la derecha para por fin regresar al lugar de partida.
Donde se toman las cervecitas de rigor y me despido del excelente grupo hasta la próxima.


jueves, 5 de enero de 2017

San Lorenzo, Las Machotas (por las Majadillas)


Las Machotas (por las Majadillas)



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 4 horas 30 minutos
Recorrido: 12,2 km
Dificultad: Medio
Desnivel: Subida: 604 metros / Bajada: 603 metros / Acumulado: 708 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 04-01-2016



Descripción:
Segunda subida a Las Machotas, esta vez acompañado por; Pepa, Fernando y Paco. Dejamos el coche en el cruce de la carretera M-505 km-30,3, con la pista que lleva a la Ermita y la Silla de Felipe II.
Estamos a 958 metros de altitud y tenemos que subir hasta los 1.461 metros de La Machota Alta. Seguimos hacia la Ermita unos metros, para inmediatamente continuar a derecha por el “Camino del Castañar”, que lleva a la finca privada de El Castañar. Dejamos un primer desvío a derecha y seguimos por el segundo, que tiene una barrera.
Al principio es un camino ancho, pero más adelante se queda en una senda muy bonita, que rodea la finca. Entre robles principalmente, pero también con algunos castaños, se alcanza la pista (1,43km) que transita por el bosque de la Herrería. La seguimos a derecha, paseando y con vistas excelentes de; el Monasterio de El Escorial y hasta de La Pedriza, llegamos hasta un camino de tierra, que asciende hacia la izquierda (0,30h - 2,71km).
Comenzamos a subir hasta ver la entrada a la finca, a derecha parte una senda, con un letrero que indica, que es sendero ciclable. Esta senda es nueva y la han habilitado para rodearla y evitar tener que saltar dos veces el muro de piedra. Aunque solucionado un problema, aparece otro. Una alambrada, que se salva con ayuda de unas piedras y el muro.
Superado el obstáculo, proseguimos por un senderito y sin perder de vista la alambrada, hasta que aparece un camino al otro lado de esta. Ya en el T.M. de Zarzalejo, buscaremos el punto mas propicio para cruzar la alambrada. Vamos llaneando por este camino, que nos da un gran respiro, se traspasa una puerta habilitada y continuamos hasta el “Collado del Fraile” (4,63km) . Me he permitido darle nombre al collado, por ser cruce de caminos y punto de partida para subir a La Machota Alta.
Ascendemos por senda bien definida, con dirección Este hacia el cúmulo de piedras, que componen la Machota Alta” y destacando entre todas, la silueta de la “Peña del Fraile”, que alcanzamos sobre las (2,20h - 5,43km). Tomar las fotos y comer algo, nos permite un pequeño descanso.
Reanudamos la marcha en dirección Sur, por la senda que lleva al Collado de Entrecabezas, saltamos el muro que nos acompaña y proseguimos bajando con él, ahora a nuestra derecha. Este tramo tiene algunos puntos complicadillos, pero nada que no se pueda superar con la precaución debida.
Arribamos al “Collado de Entrecabezas” (2,43h – 6,72km – 1.273m), después de bajar los 188 metros de desnivel, que lo separa de La Machota Alta. 
Se ven las marcas del “GR-10”, que cruza el collado hacia Zarzalejo y en una roca central, también la leyenda “senda de los 3 ermitaños”.
Ahora vamos a recorrer esta senda, que debe su nombre al conjunto formado por tres montañitas, destacando la que da nombre al grupo, La Machota Baja, que con sus 1.404m, se erige en balcón privilegiado de las dehesas y un sin fin de pueblos, sin perder de vista; el Embalse de Valmayor, la Sierra de Hoyo, La Pedriza y el resto de la Sierra de Guadarrrama. Después de poco más de un kilómetro se pisa la Machota Baja (3,12h – 7,88km).
Ya que la subida se hizo por la vertiente Oeste, regresamos eligiendo la senda que transcurre por el lado contrario, siempre que sea posible para hacer más atractivo el recorrido, que nos devolverá de nuevo al Collado de Entrecabezas.
Seguimos el “GR-10” muy bien señalizado, con las franjas blanco y rojo, que en sentido Noreste, lleva a la silla de Felipe II. Entrando en la finca de “Los Ermitaños de Arriba”, por un estrecho paso giratorio, la senda discurre con el muro a la izquierda hasta que se traspasa y continuar con el a la derecha, hasta llegar a la entrada de la finca. Desde aquí se anda unos metros por un buen camino, para desviarse a derecha, cruzando la barrera y seguir la senda del “GR” que pasa junto a la “Casa del Sordo” (antigua vivienda de guardas). Subir al pequeño mirador con vistas sobre el valle, proseguir la senda que baja unos escalones y llega a la “Silla de Felipe II” (4,30h – 11km).
sobre el canchal conocido como Canto Gordo, se erige la Silla de Felipe II. Compuesta por dos plataformas, en el orientado al Norte y al Monasterio de El Escorial hay tres asientos de piedra, separados entre si por reposa brazos.        
Según la tradición sirvió de observatorio a Felipe II, durante la construcción del monasterio. Pero estudios llevados a finales del siglo XX, apuntan a un origen prerromano, en concreto vetón, posiblemente dedicado al Marte indígena y en el que probablemente se realizaban sacrificios rituales, generalmente de animales. También se habla de una recreación histórica del siglo XIX, siguiendo gustos románticos de esos tiempos.
Continuamos la senda del GR-10, por el bosque de La Herrería. Compuesto principalmente por; robles, fresnos, melojos y rebollos. Y con algún ejemplar de; cerezo silvestre, tilo, castaño y arce de Montpellier. Un ejemplar de este, situado en el propio recinto de la Silla de Felipe II, está catalogado como Árbol Singular por la Comunidad de Madrid, con más de 10 metros de altura.
Se desemboca en la pista asfaltada, frente a la “Fuente de la Ermita” y la “Ermita de la Virgen de Gracia”. Andamos los metros que nos separan de punto de partida, dando por finalizada esta bonita ruta.