martes, 13 de febrero de 2018

Vegadeo, Louteiro, Monte Parga, Camino de Santiago


Louteiro, A Curuxeira, Sela de Muria, Ruta del Extraperlo, Camino de Santiago, Arroyo de Louteiro.



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 1 horas 15 minutos
Recorrido: 5,1 km
Dificultad: Baja
Desnivel: Subida: 225 metros / Bajada: 225 metros / Acumulado: 450 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 04-08-2017



Descripción:

Como las dos rutas que me había trazado, en Miou y Louteiro, apenas pasaban de los diez kilómetros, he decidido zanjarlas en un solo día. Así pues me desplazo primero a Louterio y dejo el vehículo, junto a la Ermita Virgen de los Remedios.

Marcho en dirección Suroeste, hacia las casas de A Curuxeira y una vez sobrepasadas, en el primer desvío (0,52km), giro a la izquierda.

Sigo una pista forestal, utilizada por la actividad maderera del eucalipto. Paso bajo una línea de alta tensión (1,22km), y un par de pozos, de abastecimiento de agua, para las aldeas.

Luego de atravesar un gran bosque de eucaliptos, desemboco en una carretera local y cruce de caminos (0:31h – 2,47km – 239m), en la zona de Sela de Muria. Punto más alto de la ruta.

Otra vez, giro a la izquierda y repito nuevamente; para iniciar el regreso por la senda de la Ruta del Extraperlo y coincidente, con el Camino de Santiago.
Camino muy ceca del Arroyo de Louteiro, que lo tengo a la derecha y el cual toco, precisamente; en el momento que dejo la senda peregrina (3,7km).

Continúo por un rastro, entre campos de cereales, desde el que disfruto de unas buenas vistas. Regresando a la aldea de Curuxeira.

Desde aquí, sólo me queda desandar los pocos metros que separan los dos pequeños núcleos, para dar por concluido; el corto, pero atractivo paseo.  

Cercedilla, Ermita de San Antonio, El Ventorrillo, Camino del Calvario


Cercedilla, Ermita de San Antonio, Senda Trialera del Escorpión, El Pinarcillo, El Ventorrillo, Camino del Calvario, Pino de la Cadena, Río Navalmedio, Fuente del Campamento, Pradera de los Baldios, Cerro del Corral de Simón, Río Pradillo, GR-10. 



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 3 horas 30 minutos
Recorrido: 9,2 km
Dificultad: Medio
Desnivel: Subida: 449 metros / Bajada: 447 metros / Acumulado: 896 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 13-02-2018




Descripción:

Varias veces me había propuesto ver, la Ermita de San Antonio de Cercedilla, pero siempre postergaba el momento de realizar un trazado, que incluyera el paso por ella. Una vez hecho, tocaba andarlo y puesta mi idea, en conocimiento de los asiduos compañeros de fatigas; dan su aprobación tres: Sol (dispuesta a recuperar kilómetros perdidos), Santiago y Antonio (que últimamente se ha unido a nuestras marchas).

Iniciamos el trayecto en la bifurcación de las calles, Manuel Gonzalez Amezua y Camino de las Retuertas; poco más adelante del polideportivo. Estamos sobre los 1.195 metros de altitud, y la idea es subir hasta la cota de los 1.650 metros, por el Camino del Calvario.

Marchamos dirección Este, cruzamos el Río Navalmedio, y doblamos a la izquierda, por un rastro que lleva a una tapia de piedra, con un portillo que da acceso, al Área Recreativa, de la Ermita de San Antonio (0,5km – 0:10h).

Esta es la capilla mas reciente de la localidad y fue levantada en el 1998. Situada en un altozano, rodeado por el Río Navalmedio y a medio kilómetro por debajo del Embalse; el lugar ofrece unas bonitas vistas, entre las que destaca, Siete Picos. Haciéndolo ideal para pasar un rato en familia, en su Área Recreativa, que dispone de mesas y bancos.
El 13 de Junio, se celebra todos los años, la romería del santo.

Salimos de la zona acotada por otro portillo situado al Noreste, seguimos el camino que va girando al sur hasta una bifurcación, donde tomamos a la izquierda y seguidamente, repetimos el giro; para enfilar en sentido Noreste y unirnos al Camino del Calvario (1,45km). Por el que andamos unos trescientos metros, hasta la carretera del Embalse de Navalmedio.

Retrocedemos unos pasos por esta calzada, para tomar una senda a la izquierda, que sube hasta la pista de tierra; que transita entre la Majada Serrana y la zona de Prado del Pino.

Alcanzado este camino forestal, lo seguimos a la siniestra, sólo doscientos metros (0:42h - 2,38km – 1.238m). Donde enlazamos con otra vereda, que asciende hacia El Pinarcillo, conectando con la Senda Trialera del Escorpión (2,8km), por la que remontamos hasta el vértice geodésico. Situado junto a una casa, conocida como; Casa de las Mariposas.

Poco más, la senda nos lleva a El Ventorrillo (3,7km), donde esta el Centro de Viavilidad Invernal de la Sierra de Guadarrama; y la menos conocida “Estación Biológica”

El Centro de Vialidad Invernal, acoge el retén que esta las 24 horas, desde primeros de Octubre hasta finales de Abril, manteniendo libre de nieve; las carreteras de los Puertos de Navacerrada y Cotos (los más transitados de Madrid).
Y la Estación Biológica, que es una estación de campo perteneciente al Museo Nacional de Ciencias Naturales, dependiente del CSIC.  

Dejado atrás El Ventorrillo, estamos otra vez en el Camino del Calvario, y logramos la máxima altura de la ruta (3.9km – 1.492m), pues debido a la nieve helada y, que la mitad del grupo no llevamos crampones; decidimos acortar el recorrido. 
En la bifurcación, tomamos a la izquierda, pasando junto al Pino de la Cadena (4,73km) y bajando hasta un cruce, donde la pista paralela al arroyo, también es Camino del Calvario.

Este camino, va del pueblo de Cercedilla a la colonia del Puerto de Navacerrada, con varias ramificaciones que discurren por el Valle de Navalmedio. Su eje principal es el Arroyo del Puerto y más abajo, Río Navalmedio, luego de recoger las aguas de los arroyos que bajan de las laderas; principalmente la que comprende, del Alto del Telégrafo a Siete Picos.

Una vez en dirección Oeste, por este frondoso bosque, andamos un pequeño tramo por el susodicho camino y en el desvío, lo dejamos; y sin cruzar el río llegamos a la Fuente de Navalmedio, junto a una pasarela que salva el arroyo. 
Sitio que elegimos para reconfortamos, comiendo algo, regado con unos tragos de vino; y rematamos con un cafelito calentito y unas chocolatinas.

Nos encontramos en el entorno del antiguo campamento juvenil Alonso de Ercilla, que se extendía en la pradera que vemos al otro lado.

Reanudamos la marcha cruzando el Río Navalmedio y la pradera, reencontrándonos con nuestro “camino”; que volvemos a pisotear algo más de medio kilómetro (2:36h – 6,44km).

Coincidiendo con la Pradera de los Baldíos, abandonamos definitivamente el holgado Camino del Calvario, para seguir una vereda que casi manteniendo la cota, llega a un cruce de sendas (2:55h – 7,57km  - 1.333m), situado poco más arriba del Cerro del Corral de Simón; una vez sobrepasado el embalse.

Desde aquí, nos dejamos caer hasta el propio otero; desde el que disfrutamos de una excelente vista de: la Ermita de San Antonio; el río que la rodea y parte del pueblo de Cercedilla.  


Continuamos bajando hasta el Río Pradillo (3:21h - 8,68km), lo cruzamos y acto seguido, el ramal del GR-10 (que no entra al pueblo, y se dirige directamente a Camorritos). 
Continuando por el Camino de las Retuertas, que entra en la localidad, finalizamos el corto, pero interesante itinerario.

viernes, 9 de febrero de 2018

Collado Villalba, Pico del Águila, Canto Hastial


Collado Villalba, Camino de la Guija, Camino de Torrelodones a Moralzarzal, Lancha de los Mochos, senda del Portillejo, Pico del Águila, Canto Hastial, Senda Sierra de Hoyo, Senda Piqueras, Collado del Portillejo, Arroyo de El Endrinal



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: horas  minutos
Recorrido:  km
Dificultad: Baja / Medio / Alta
Desnivel: Subida: metros / Bajada: metros / Acumulado: metros
Recomendada: Todo el año
Realizada:




Descripción:

Por mucho que ande uno por un lugar y crea que lo conoce todo, puede llevarse una sorpresa si consulta un plano de la zona; pues eso me paso a mí. Que mirando el plano de la parte Noroeste de la Sierra de Hoyo, veo la notación del Pico del Águila; y lógicamente me pongo raudo a enmendarlo, trazando una ruta que incluya el paso por este lugar.

Pensarlo y hacerlo fue todo uno, iniciando el recorrido en compañía de Santiago; en la c/. Camino de la Guija (Urbanización Mirador de la Sierra), en la cota de los 960 metros. 
Marchando en sentido Sureste por la pista forestal del Camino de la Guija ó Camino de Torrelodones a Moralzarzal; pasamos una barrera y llegamos a un desvío a la izquierda (1,37km), al pie de la Lancha de los Mochos

Continuamos por este camino (abierto en 2016 por la obras de la nueva canalización del Canal), llegando al deposito de agua del Portillejo, donde finaliza. Y desde el cual prosigue una bonita senda; que hoy gana en belleza gracias a la nevada reciente. 
Caminamos viendo al frente lo que tendremos que ascender, para alcanzar el objetivo de hoy.

Llegamos a un primer desvío a derecha, que lleva al Collado de El Portillejo. Nosotros bajamos a la vaguada y continuamos el ramal que gira ligeramente a derecha, para luego virar a la izquierda y unirse a la trocha que lleva a la cima de la sierra (2,77km). Por la que proseguimos algo más de medio kilómetro, hasta una bifurcación (3,46km).  

Dejamos el camino principal (que sube por la torrentera), y torcemos a la diestra, consiguiendo llegar al pie de la curiosa roca del, Pico del Águila (3,7km – 1.286m). 
Con la idea de conseguir una mejor perspectiva de la piedra, serpenteamos por su cercanía; sin lograr el objetivo, ya que a cada paso perdíamos más la tan ansiada imagen.

Otra vez en el rastro, seguimos adelante y en cuatro pasos, se nos aparece la antena asentada en Canto Hastial, al que llegamos en dos zancadas (4,06km – 1.374m). 
El día es limpio y luce un sol radiante; con la suerte además, de no soplar viento. Así que nos acomodamos contra una roca y nos trajinamos el sustento. Hecho lo cual, fotografiamos las interminables vistas y reanudamos la marcha.

Bajamos de la mole granítica y seguimos el camino (hoy con huellas en la nieve, de otros andarines), que hace un giro a la derecha, encaminándose al Estepar, en dirección Sur.
Luego de doscientos metros llegamos al desvío, situado en una planicie donde destaca una solitaria encina, y dejamos la senda principal para tomar el atajo que lleva a la Senda Piqueras (4,67km). 

La seguimos hacia el Oeste, con una leve pendiente hasta llegar al cruce de caminos, en el Collado de El Portillejo (5,55km – 1.190m). Prosiguiendo por la misma senda, que otra vez toma al sur, pero ahora con una pendiente más pronunciada. 

Cruzamos el Arroyo de El Endrinal (6,59km), dejamos un desvío a la izquierda (que sube en busca de Peña Herrera) y enlazamos con la pista forestal del Camino de Torrelodones (7,03km). Donde destacan los hitos que delimitan el trazado de la nueva canalización de agua.

Por esta amplia y cómoda vía, regresamos al primer desvío que hicimos (junto a la Lancha de los Mochos). Desde el cual solo resta desandar el tramo, que nos separa del punto de partida, para concluir la preciosa ruta de hoy.

martes, 30 de enero de 2018

Colmenarejo, Mina, El Madroñal, Cañón del Río Aulencia


Colmenarejo, Cordel de la Espernada, Colada del Cerro del Burro, Mina Antigua Pilar, Arroyo de Picaza, El Madroñal, Cabeza Aguda, Río Aulencia, Embalse de Aulencia, Colada del Molino Sopas.



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas 45 minutos
Recorrido: 15,4 km
Dificultad: Medio / Alta
Desnivel: Subida: 608 metros / Bajada: 608 metros / Acumulado: 1.216 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 29-01-2018




Descripción:

Otra vez la mina, como elemento motivador para realizar una ruta. Esta vez se trata de ver el entorno de la “Antigua Pilar”, nombre dado a esa explotación de cobre, y andar un terreno entre la estepa cerealista y la montaña; destacando la encina y el enebro, sobre la retama. De la fauna existente, difícil será ver algún zorro o milano.
Lo que si veremos, son afloramientos de cuarzo (en el Madroñal y Cabeza Aguda), y sobre todo, disfrutaremos del paseo por el Cañón del Río Aulencia.

El punto de partida será el Campus de la Universidad Carlos III, en la cota de los  870 metros. Tomamos dirección Sur por el Cordel de la Espernada, hasta la primera bifurcación (0,58km), donde seguimos las indicaciones que nos llevan por la Colada del Cerro del Burro. Dejando a la derecha la finca Los Quinchos, donde vemos los restos de lo que fue; La Fundición, que trataba el mineral extraído de la mina.

En el segundo desvío, continuamos a la siniestra (la derecha es la Colada del Camino del Pardillo).
Después de una ligera subida, comienza el descenso que nos llevara hasta el Arroyo de Picaza. Antes pasaremos por la mina de cobre “Antigua Pilar” (0:28h - 2,35km).

Esta era la mayor explotación en la zona de Colmenarejo y Galapagar. Aunque en un primer momento se trabajo a cielo abierto, paso a subterráneo; accediendo por varios pocillos. En las excavaciones se encontraron pozos más antiguos, de época incierta.
Fue explotada intermitente en el siglo XIX, y a finales del siglo XIX se acometen obras de infraestructura para un mayor rendimiento, estando operativa hasta 1909 y la profundidad máxima alcanzada fue de 62 metros.
Sobre el 1915 se abandona definitivamente, degradándose hasta el extremo de lo que hoy vemos.
Ahora, sólo los espeleólogos se atreven a entrar, para visitar sus galerías, donde todavía se pueden ver espeleotemas azulados dignos de admiración.

Proseguimos con la ruta dejando a la izquierda el Cerro del Burro, y después de algo más del kilómetro; abandonados la vía pecuaria, haciendo la primera incursión por campo a través
Llegados al barranco del Arroyo de Picaza (3,82km – 697m), afrontamos la subida; que culminara en el “Madroñal”.

El terreno es asequible y despejado y en doscientos metros, cruzamos la Colada del Camino del Pardillo. Continuando la trepada hasta la loma; desde la que avistamos, la salida de la conducción del Embalse de Valmayor.

Bajamos hasta ella, y remontamos; primero hasta la caseta del Canal; y luego prosiguiendo por la Vereda del Cerro del Madroñal; para finalmente por senda, acceder al vértice geodésico del cerro(1:25h – 5,04km – 846m), donde destacan los resaltes del cuarzo.

Iniciamos el descenso, reincorporándonos al camino que habíamos dejado y obviando desvíos hasta enlazar con la Colada a la Venta de San Antonio (5,72km), por la que andaremos dos cientos de metros; y volviendo a patear el campo a través, alcanzar otra pista (6,18km), por la que recorremos algo más de medio kilómetro, para adentrarnos otra vez por campo a través.

Vadeamos el barranquillo del Arroyo de la Fuente de la Plata, y enlazamos con un camino (7,28km), que aprovechamos siguiéndolo hacia el sur. 
Relajados, caminamos sobre otro kilómetro por él, y como ya lo echamos de menos, nos introducimos una vez más en nuestro habitat ¡el campo a través! Descendiendo al punto más bajo de la ruta (8,46km - 666m).

Queda por tanto que subir; y estoy diciendo “subir” al cerro de Cabeza Aguda (2:40h - 9,13km – 783m), donde nuevamente se exhibe el cuarzo.
Lugar que aprovechamos para zampar algo, mientras disfrutamos de la perspectiva.

Tras el descanso, afrontamos el último descenso –trescientos metros-, lanzándonos a tumba abierta, y como no podía ser de otra manera; campo a través, hasta dar con la senda del Río Aulencia (3:15h - 9,46km – 691m).

Ahora sí, toca disfrutar de esta atractiva vereda; que discurre por el estrecho cañón; más o menos cercana a la corriente, y por la que iremos ganando altura. 
Rematando el magnifico tramo en el viejo Embalse de Aulencia (3:55h - 11,7km – 737m), construido en el año 1920.

Ya sólo queda vencer la “cuestecita” en la Colada del Camino de Sopas (12,7km – 822m), y volver a encontrarnos con el Cordel de la Espernada.

Llaneando por él, vemos a la derecha letreros de ganado bravo y dentro una plaza de toros. Se trata de la finca Los Quinchos, por cuya puerta ya pasamos anteriormente.
La propiedad es de la familia de José Tomás, el famoso torero de la vecina localidad de Galapagar. 

Llegados a la primera bifurcación, sólo resta desandar el camino hasta la universidad.

miércoles, 24 de enero de 2018

Hoyo, Peña Herrera, Casa Peñaliendre


Hoyo de Manzanares, Alto de los Lanchares, Cascada del Covacho, Arroyo de Peña Herrera, Peña Herrera, Casa de Peñaliendre, Arroyo de Peñaliendre, Arroyo del Cuchillar.   



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 3 horas 40 minutos
Recorrido: 12,2 km
Dificultad: Medio
Desnivel: Subida: 480 metros / Bajada: 480 metros / Acumulado: 960 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 24-01-2018




Descripción:


Lo que iba a ser un paseo por el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, ha terminado siendo "una ruta en toda regla", que me ha permitido descubrir, ¡una nueva senda! Que enlaza Peña Herrera con el Camino a la Casa. En compañía de Santiago, iniciamos el recorrido en el Camino de Villalba y VP Colada de la Ladera y Picazos; junto al depósito de agua.

Seguimos el camino al Oeste en busca del Alto de los Lanchares (0,9km), que desde este lado; diría que se han pasado con la apreciación. En este cruce de caminos, proseguimos al Noroeste, cruzando el Arroyo del Cuchillar y por la senda del canal, vadeamos el Arroyo de Peñaliendre, antes de llegar a la Cascada del Covacho (2,7km).

Ascendemos por su derecha, cruzamos el Arroyo de Peña Herrera –que provoca la chorrera- y subimos una senda, dejando a izquierda dos cerros; el segundo es; el Cerro Lechuza, y poco más estamos en el cruce del Camino a la Casa (3,72km).

Mi idea era, girar a la izquierda y regresar por el Camino de Torrelodones; pero Santiago tiene ganas de más caña, y propone subir al cerro que tenemos enfrente ¡pues nada, a por él! Continuamos de frente y apenas cien metros más, nos desviamos a derecha; para ascender la exigente cuesta, que acaba en una bifurcación, muy cerca de la cima. Donde giramos a derecha, para conseguir coronar Peña Herrera (5,14km – 1.289m).

Y llega el momento de bajar, donde ahora soy yo el que propone descender por el lado Sur (terreno desconocido para mi), y el compañero me secunda. Inmediatamente vemos un rastro de moto, que luego se hace senda. Pero sobre la mitad aparecen las dudas, que se resuelven pronto; gracias a unos hitos colocados estratégicamente; y nos facilitaron entroncar nuevamente, con el Camino a la Casa (6,04 – 1.153m). El cual seguimos a la izquierda y en quince minutos estamos en la ruina de la Casa de Peñaliendre y su magnifico mirador (7,24km – 1.205m).

Un pequeño descanso mientras contemplamos la excelentes vistas y seguimos en la misma dirección, bajando al inicio del Arroyo Peñaliendre (7,77km).
Descendemos por la umbrosa senda, junto al cauce del arroyo; volviendo al cruce con la senda del canal (9,68km); por donde habíamos pasado anteriormente. 

Desde aquí desandamos el camino, volviendo a pasar por el Alto de los Lanchares (11,3km - 1.063m), que ahora si, nos lo parece.

lunes, 22 de enero de 2018

Guadarrama, La Jarosa, Cerros, Mina y Trincheras


Guadarrama, La Jarosa, Arroyo del Picazuelo, Cerro de los Hornillos, Cerro del Bercial, Senda de la Mina, Mina de Wolframio, Collado de la Cierva, Arroyo de la Chorrera, Fuente del Horcajo, Cuesta del Horcajo.



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 5 horas 10 minutos
Recorrido: 13,4 km
Dificultad: Alta
Desnivel: Subida: 821 metros / Bajada: 812 metros / Acumulado: 1.633 metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 22-01-2018




Descripción:

Cualquier excusa es buena para darse un paseo con el grupo, pero aunque parezca mentira: aún no he visto la Mina de Volframio y Cobre, situada al pie de Cabeza Lijar; como así mismo, la mayoría de resto de acompañantes. Elegimos como punto de partida, el Área Recreativa de La Jarosa I, situada a 1.100 metros; donde hay un chiringuito y la Ermita de Nuestra Señora de la Jarosa.

Se puede decir que, de nueva construcción, aunque es de 1956. Se levanto por voluntarios del pueblo de Guadarrama, con la dirección del párroco (en recuerdo de la antigua Ermita de San Macario, de la que sólo queda la espadaña, junto a la carretera de acceso). Donde todos los años se celebra una romería en Agosto.

Nos vamos en dirección Oeste, cruzamos por primera vez el Arroyo del Picazuelo y tras pasar una barrera, pasamos poco más arriba del La jarosa II.
Dejamos a la izquierda (tapado por la vegetación), los restos de las Casas de San Macario, y campo a través, avanzamos en la misma dirección en busca del cerrete; Hornillos de Abajo.

Una pequeña bajada y con el mismo camino –quiero decir, por entre jaras, pero bastante despejado- subimos al Cerro de los Hornillos (0:39h - 1,47km – 1.292m).
Nueva bajadita, que agradecemos; y enlazamos con una “senda / barranquera”, por la que andamos sólo unos trescientos metros. Abandonándola para seguir por nuestro terreno preferido, en busca del Cerro del Bercial (0:55h – 3,3km).

Prácticamente llaneando, volvemos a cruzar el Arroyo del Picazuelo y una excelente senda ¡que lástima que no lleve nuestra dirección! Llegamos al, cortafuegos; que baja del Cerro de la Salamanca con una pendiente que da miedo.

De cerrete en cerrete, hemos subido casi la mitad, de los ochocientos metros que tenemos que ascender y ahora; nos decidimos por la senderita que zigzaguea por la derecha (utilizada por ciclistas), por la que de forma más llevadera, conseguimos superar otro tramo de ascenso. Reencontrándonos con el, cortafuegos, en lo que he llamado: el Mirador de La Jarosa (1:38h - 4,13km – 1.450m), pues se dispone de una excelente vista de Este a Oeste.

Ascendemos unos metros por este amplío camino y nos desviamos a derecha, por la “senda de la mina”, que transita por la zona de Matalachina.
A medida que nos acercamos al collado, encontramos más nieve, por suerte esta pisada y nos facilita el paso. Luego de vencer, otros doscientos cincuenta metros de desnivel; estamos en la ansiada cueva (2:15h - 5,35km – 1.700m).

La Concesión “Primera [1]” de Guadarrama, es conocida también como “Mina de Cabeza Lijar”. Se encuentra a los pies de este, por debajo de la pista, y del Collado de la Cierva o de la Mina. Se trata de una pequeña explotación  de W-Cu (wolframio / tungsteno y Cobre). Realizada mediante laboreo de interior y exterior. Se tienen muy pocos datos históricos sobre esta mina, desconociéndose la producción y los años que estuvo activa. Siendo los años 50 del siglo XX, los más laboriosos.
El subterráneo consta de una galería estéril, en sentido Norte; de la cual parten 3 galerías a derecha y otras tantas a izquierda, que eran las productivas.

Después de la incursión por la mina, con murciélagos como inquilinos, y sorprendernos al ver ¡un belén! al final de la misma; pisamos el Collado de la Mina, y nos tomamos el aperitivo.

Continuamos la marcha hacia el Este, andando por la pista, hasta el inicio del Arroyo de la Chorrera (3:20h - 6,17km). Junto al cual bajamos hasta enlazar con otra pista, cruzamos el arroyo -ahora más crecido- y recorremos la zona de La Gamonosa, desde la cual disfrutamos de una buena vista del Valle del Guadarrama.

Ignorando desvíos a izquierda, enlazamos con otro “cortafuegos” y continuando por él, damos con otra pista, por la que proseguimos para encontrar el Puesto de Mando, de las tropas que controlaban este sector (4:10h – 10km).

Son los restos del puesto de mando del ejercito nacional, utilizado por la Columna Iruretagoyena, que controlaba la ladera de la Solana de Fuente la Teja, un entramando de trincheras y barracones. Este cuerpo de ejercito se adueño más tarde de; Villafranca del Castillo y Villanueva del Pardillo (aldea desaparecida) de Villanueva de la Cañada.

Desandamos unos metros  y continuamos hacia el Oeste, siguiendo el rastro de la trinchera, y viendo restos de puestos de retenes y ametralladoras.
Por la senda SL-M44005, bajamos a la Fuente del Horcajo, junto a la pista y el Arroyo de la Chorrera (4:35h - 10,7km).

Proseguimos unos metros por la pista y nos desviamos a la izquierda, para subir la Cuesta del Horcajo, que finaliza en un cruce de caminos. No pudiendo resistirme, me voy a la izquierda para subir el último montículo; el Cerro del Horcajo.

Desciendo al cruce y todos juntos andamos por senda "normalizada", lo que resta para regresar al punto de partida, y rematar el recorrido de hoy; que bien podría titular "de los cerretes" o del "campo a través". 
Mi idea de citarnos aquí, era para rezar en la ermita por nuestros pecados ¡pero creo que con el itinerario! ya hemos penado y habremos sido perdonados. 

viernes, 19 de enero de 2018

Navacerrada, Canto Gordo, Arroyo de la Maliciosa


Navacerrada, La Barranca, Senda SL-MN3, Canto Gordo, Senda Ortiz, Embalse del Ejército, senda SL-MN4, Arroyo de la Maliciosa



M A P A      T R A C K      FOTOS      WIKILOC

Tipo de Ruta: Circular
Tiempo estimado: 2 horas 30 minutos
Recorrido: 7,1 km
Dificultad: Medio
Desnivel: Subida: 509 metros / Bajada: 509 metros / Acumulado: 1.018metros
Recomendada: Todo el año
Realizada: 19-01-2018




Descripción:


Una salida más, que catalogo de quema-mantecados, con un perfil de dientes de sierra; que hago en compañía Santiago y su perra, para subir al Canto Gordo.

El paseo arranca en el aparcamiento de La Barranca, rodeamos el hotel –todavía en obras- y seguimos una senda (que un compañero de Navacerrada me enseño), bastante aceptable; salvo algunos pequeños tramos sin definir.
Hacemos una primera subida hasta pasar unos doscientos metros por debajo de nuestro objetivo (1,4km - 1.484m), y bajamos hasta el Arroyo del Chiquillo (2,03km – 1.392m).

Aquí enlazamos con la senda local “SL-MN3”, con rampas de hasta el 47%, que sube hasta el roquedal de Canto Gordo (1:12h - 2,9km – 1.595m), máxima altura del recorrido.
En la base del montículo, no perder de vista las marcas, blanco y verde; pues los dichosos hitos engañan (la cima se pasa, dejándolo a nuestra derecha).

Doscientos metros más y entroncamos con la Senda Ortiz, Por la que continuamos a su derecha, descendiendo placidamente (con cuidado en algún trozo, por el hielo), hasta un desvío a derecha (1:40h - 4,08km – 1.550m).

Nos dejamos caer por este atajo, con pendiente de hasta el 49%; que en sólo medio kilómetro nos deja en la pista forestal de La Barranca, junto al Embalse del Ejército.

Para gastar un poco más de calorías, pasamos al otro lado y seguimos la senda local “SL-MN4”, hasta la bifurcación (5,33km). Proseguimos a la derecha -hacia Los Almorchones- unos trescientos metros. Donde volvemos a girar a derecha, para seguir un rastro, en principio visible; pero que poco más se pierde.

Gracias a llevar la ruta grabada, la vamos encontrado de vez en cuando; pero no es aconsejable, por estar la mayor parte tapada por la vegetación, haciéndola muy desagradable.
Por fin llegamos al embalse del Pueblo de Navacerrada, lo cruzamos y damos por terminado el pasatiempo.